Cuna Más fortalece apego seguro para formar niñas y niños independientes y sociables

Con el propósito de formar niñas y niños independientes, seguros de sí, sociables y comunicativos, el Programa Nacional Cuna Más promueve y fortalece el apego seguro entre las usuarias y usuarios menores de tres años de sus servicios de Cuidado Diurno (SCD) y de Acompañamiento a Familias (SAF), en el marco del desarrollo Infantil temprano (DIT).

Y es que este vínculo afectivo, que establece la madre, el padre o el cuidador principal con la niña y el niño para brindarle una atención oportuna, contribuye a que sientan seguridad, amor y confianza, favoreciendo su desarrollo cognitivo y socioemocional.

Con el apego la niña y el niño cobra independencia y seguridad, se comunica más, explora y juega libremente con los materiales que se le proporciona, no se limita en su creatividad y es abierto al mundo que lo rodea.

En esta relación afectiva, la sensibilidad de la madre, del padre o del cuidador principal juega un rol importante, pues le permite interpretar y responder a tiempo y de manera apropiada las señales que emite la niña y el niño, garantizando que crezca seguro de sí y sano desde el punto de vista emocional.

En Cuna Más la figura del apego seguro se fortalece con las capacitaciones que se brindan a las madres cuidadoras voluntarias en tres aspectos importantes de su relación con las usuarias y usuarios que atienden, como son observar, responder y esperar.

Lo que se busca es que observe primero el comportamiento de la niña o niño, de modo que advierta qué es lo que quiere hacer. Pero también se incide en la necesidad de que responda con cariño y afecto a sus manifestaciones y que sepa esperar la respuesta de la usuaria o usuario ante estímulos que recibe.

En el caso de las facilitadoras y facilitadores voluntarios del Servicio de Acompañamiento a Familias, ellos se encargan de reforzar el vínculo afectivo mediante orientaciones que imparten a los usuarios del SAF para mejorar la crianza de sus hijos, durante las visitas que realizan a sus hogares semana a semana.

La importancia de la comunicación verbal y visual con sus hijos y de tratarlos con cariño, comprensión y atención, de modo que crezcan seguros de sí y sepan desenvolverse cuando sean personas adultas, son temas en los cuales la facilitadora o facilitador incide y pone énfasis al dialogar con la madre o el padre.

Foto A Foto B

CompartirEmailFacebookTwitter